Las claves para mantener el cuidado de tu piel en la ducha

Las claves para mantener el cuidado de tu piel incluso en la ducha

Si has decidido cambiar bañera por ducha Madrid, seguramente estás pensando en cómo mantener el cuidado de tu piel incluso en ella. A continuación te presentamos cuáles son las claves para hacerlo.

Las claves para mantener el cuidado de tu piel en la ducha

Cuidar la piel

Nuestra piel es la parte que se encuentra siempre en contacto con el exterior. Es la que principalmente recibe todas las consecuencias de los cambios en el clima y también la que está expuesta a los rayos solares. Existen muchas formas de cuidarla y una de ellas es desde la ducha.

Las claves para cuidar la piel incluso en la ducha

Estas son algunas de nuestras recomendaciones para el cuidado de tu piel:

Dile no a las duchas largas

Pasar mucho tiempo en la ducha puede ser contraproducente para la salud de nuestra piel, aunque en primera instancia no parezca. La razón principal de esto es que al estar expuesta directamente al agua y durante largo rato, las células que la conforman podrían resecarse.

En países donde existen estaciones como el verano es normal ducharse varias veces al día, pero para disminuir la resequedad de las células hay que evitar el exceso de jabón y si es posible, no usarlo durante esos baños de refrescamiento.

Deja tu piel totalmente limpia

Los jabones suelen tener químicos que a pesar de estar pensados directamente para ser usados en la piel, resultan perjudiciales si quedan restos de él. Para evitarlo, lo ideal es enjuagarlo muy bien hasta eliminarlo, con esto evitarás resequedad, irritaciones o cualquier tipo de afección.

Seca tu piel por completo

Para ello, conviene utilizar una toalla completamente limpia y seca, pues la humedad puede propiciar la aparición de hongos. La toalla servirá también para exfoliar la piel pues eliminará todas las células muertas que existan luego de tomar el baño.

Evita el agua caliente

Si bien el agua caliente resulta ideal para los días más fríos, los expertos recomiendan no utilizarla en exceso y afirman que lo correcto es utilizar agua fría.

No utilices cuchillas

Las cuchillas suelen ser la forma más práctica para el afeitado, lo normal es que esto se haga en el momento de tomar la ducha, pero esta es una de las razones por las que la piel tiende a irritarse. Es mucho mejor si las utilizas en seco o utilizando un producto especial como la crema para afeitar.

Exfolia tu piel

En el mercado existen diversos elementos que cumplen la función de exfoliar la piel y retirar las células muertas. La ducha es el lugar perfecto para hacerlo gracias a que el agua las ablanda. Puedes utilizar desde esponjas hasta guantes, todo depende de tu gusto.

Contáctanos y solicita presupuesto 910 327 838

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Click to Hide Advanced Floating Content
WhatsApp WhatsApp